Etiquetas

, , , , , , ,


Tras meses de ofrecer tecnología y apoyo para el cambio tecnológico, he sido capaz de infringir mis propias normas y provocar el efecto no deseado, y que precisamente intentamos superar desde Katby@n, el rechazo a la tecnología

Dicen que aprender es de sabios, y sabiamente procedo a poner negro sobre blanco y registrar el mea culpa. Como base de nuestra especialización como compañía, abogamos por la claridad y transparencia en el mensaje y contenido ofrecido a nuestros clientes.

Partimos de una premisa, nuestros clientes son muy buenos en lo que es la base de su negocio. Su aportación es la piedra angular de su proyecto empresarial. La tecnología ha de ser el soporte sobre el que poder derivar tareas, trabajos y gestiones que, si bien han de hacerse de una manera regular y repetitiva no aportan el valor añadido y diferencial a la empresa. Han de hacerse, pero los esfuerzos absorvidos por la tecnología no son el factor diferencial del negocio: la tecnología procesa, muy rápido, muy eficientemente; pero no es capaz de invertar, transformar conceptos, recrear un mundo, provocar un sueño… Todos estos factores, inaccesibles tecnológicamente, son el corazón de cada proyecto empresarial y de cada nuevo emprendedor, su alma mater. Ocurre desafortunadamente que el día a día separa al empresario/emprendedor del hacer creativo, las tareas rutinarias le absorven el tiempo y bloquean su buen hacer. ¡Pues que lo haga la máquina! Saquemos de su labor estas actividades, trasladémosla a la tecnología, que lo resuelva ella, siempre lo va a hacer más rápido, más eficiente y enormemente más barato. ¿Ha pensado lo que vale el tiempo perdido en generar un albarán, si lo hubiera dedicado a construir su negocio?

Hasta aquí, perfecto, lo expuesto es Katby@n, eso somos nosotros. Ahora bien, hemos de ser capaces de generar esa imagen, proyectarla en nuestras actividades, nuestras acciones, nuestra manera de presentarnos, de operar… de otra manera tenemos asegurado el fracaso, no hay nada más desalentador para un cliente que apostar por una expectativa creada, que después ésta no se cumpla. Que terrible que termine sintiendo que se encuentra frente a otra empresa de tecnología, que afirma resolver los problemas del mundo, pero que no es capaz de escuchar y entender siquiera al cliente que tiene delante. Hemos sido conscientes de haber actuado así con un buen cliente, hemos sido conscientes de haber esquivado nuestra propia visión y, en un momento del proceso de venta hemos dejado de hablar de sus necesidades, de su negocio, de su futuro; y le hemos puesto sobre la mesa un montón de información incomprensible para él, junto con un bolígrafo apuntando a la casilla firma de cliente.

Las personas crean ideas, la comunidad riqueza, la tecnología es una ayuda eficiente

Reconocer errores es de sabios, resolverlos, y convertirlos en aprendizaje es obligación de emprendedores, y nosotros nos consideramos aprendices de sabios, y como todo sabio damos el primer paso reconociendo el error, levantando una alerta en la organización que avise ¡cuidado no nos desenfoquemos del cliente! ¡mantengamos nuestra visión de nuestro negocio! Es nuestro futuro y el de nuestros clientes…

Esta es nuestra visión, por la que nos levantamos a trabajar cada día:

Las personas crean ideas, la comunidad riqueza, la tecnología es una ayuda eficiente.

Katby@n, emocionamos tecnología

cloudby@n, tienda de tecnología on line

Anuncios