Etiquetas

, , , , , , ,


Europa  Press

Buena pregunta, pero digo yo… ¿qué son los mercados? ¿Son como la Fe, se sabe que existen pero nunca nadie los ha visto?

Realmente es complicado conocer dónde acaban los límites de la economía y comienzan los de la teología. Los mercados, según los que parece ser que se enriquecen gracias a ellos, existen, tienen vida propia y toman decisiones inteligentes de manera autónoma… uhmmm, muy interesante dado que ello significa que el hombre mundano nunca podrá saber lo que quieren los mercados, lo más a recibir las enseñanzas de aquellos que son capaces no sólo de recibir su mensaje sino además, interpretarlo.

A todas luces, yo ni remotamente aspiro a ser ni enviado, ni iluminado y, mucho menos receptor de la palabra divina de los mercados y, sin embargo me atrevo a escribir sobre ello porque LOS MERCADOS NO EXISTEN (lo sé, me autodeclaro ateo, pero qué le vamos a hacer). Y digo más LOS MERCADOS NO EXISTEN, su palabra divina es FALSA y sus resultados son tremendamente NEGATIVOS.

Me atengo a la necesidad de tener que explicarlo pues, de otro modo sería declarado antisistema, y nada más lejos de mi interés. He aquí la explicación, los mercados son personas que funcionan con un sistema binario absolutamente básico: 1 –> máximo beneficio; 0 –> mínimo riesgo. Las personas que operan bajo esta básica descripción de la realidad actúan como un banco de sardinas, cuando una se mueve, las otras interpretan que, o bien se mueve en busca de un alimento fácil (1), o se mueve evitando el riesgo de un depredador (0). Automáticamente todo el banco de peces se desplaza en la misma dirección. Si se desplazan todos a la vez, lo llaman especulación, si sólo van algunos llegan y obtienen mucho, lo llaman eficiencia.

Ya está, esto son los mercados, y siento no dotarlos de un halo mágico, pero es que no hay más… bueno podrán ser bancos de sardinas, caballas, boquerones; da igual el nombre que se les quieran dar, todos funcionan igual…

Y, ahora que gracias a mí ya saben lo que son los mercados, contestaré a la pregunta ¿Qué quieren los mercados? Quieren el máxino beneficio al mínimo riesgo, es decir que usted trabaje y, las riquezas que genera se le entreguen de manera generosa. De ese modo logran sin riesgo, obtener lo máximo y, claro como usted no está dispuesto a este trato, presionan y presionan (son muchos peces) para acercarse lo más posible a esta posición: quieren su riqueza a cambio de nada. Si aún no se ha dado cuenta, cuidado porque son insaciables, usted ha resultado fácilmente manipulable y le van a extraer todo con sus brillantes colores bajo el agua!!!

Anuncios