Etiquetas

, , , , ,


Una tertuliano, esta mañana se preguntaba ¿cómo es posible que con una reducción del PIB similar en Italia, no caiga el volumen de empleo tanto como en España?

Esa pregunta me ha llevado a escribir este blog, desde su óptica: innovación y personas. Innovación porque pretendo una mirada alternativa a las causas del crecimiento del desempleo, y personas; porque éstas son quienes son objeto de esta lacra.

Mi hipótesis de las causas es muy sencillo: es un problema puramente financiero, más concretamente de falta de liquidez; acelerado por una perspectiva de miedo dentro de las organizaciones.

Explico por qué esta hipótesis:

Falta de liqudez como causa del desempleo

Falta de liquidez en el sistema económico

  • Causa 1: las empresas del Ibex están reduciendo muy lentamente su volumen de elevadísima deuda generada en la época de las ·grandes inversiones, o compras”. Estas empresas venden principalmente productos y servicios básicos, y su demanda se reduce como consecuencia de la reducción de renta (liquidez) de sus demandantes, como consecuencia del desempleo. Aunque su demanda se reduce, éstas cancelan provisión de recursos humanos, productos y servicios, más rápidamente que la reducción de su demanda, manteniendo constantes o, incluso aumentando sus márgenes; que dedican o a la retribución del capital o a la liquidación de deuda. En ambos casos, el dinero sale de sus clientes y pasa a instancias donde no retorna a la economía: queda en el balance de los bancos acreedores que aplicarán a compensar balances; o invertido en productos financieros, principal destino de liquidez de quienes sus principales activos son la renta.
  • Causa 2: las administaciones públicas incrementan la carga fiscal a los contribuyentes a quienes provocan que se acelere la reducción de su líquido disponible, ya mermado por causa del desempleo. Como contrapartida a la carga fiscal, reciben menos servicios públicos o si son proveedores de las administraciones, ven como sus productos o servicios servidos no son cobrados en plazos asumibles financieramente o, simplemente pasan a asumir que no los cobrarán nunca. Como resultado, sale liquiedez desde el ciudadano a las administraciones públicas, dedicándose en su mayor parte al pago de intereses y devolución de deuda. Su sontrapartida al ciudadadno, no se retorna o se absorve especificamente liquidez con el no pago de los productos y servicios adquiridos; y ésta desparece del circuito económico.
  • Causa 3: no existe ningún mecanismo compensatorio que inyecte liquidez al sistema. Es más, los bancos no sólo no generan liquidez, sino que toda la que reciben la depositan en deuda pública o reservas internas para compensar balances. Pero aún de lo poca que generan, los tipos son tan altos que exigen unos márgenes comerciales desorbitados para poder atender a esos tipos. Márgenes que la actual situación económica, salvo en muy contadas excepciones, ninguna empresa es capaz de generar.

Bien, como resultado, el sistema está literalmente seco. Y, ¿con qué se pagan los salarios? Con dinero, si el dinero no existe… los salarios no existen. Finalmente el salario es la denominación a la compensación de tiempo trabajado por dinero, y para que exista es imprescindible, el dinero.

El miedo en las organizaciones fomenta el despido

Perspectiva del miedo

Existe otro factor adicional en la destrucción del empleo. Hipótesis adicional a la anterior, y tiene que ver con las personas; aunque sus causas se concentrarían en empresas de mediano o gran tamaño. En estas organizaciones se ha implantado algo mucho peor que la ley de la selva: el clima interno en las organizaciones se ha convertido en radicalmente competitivo, hasta extremos insoportables psicológicamente: haré todo lo necesario para no ser despedido, todo lo necesario

En la selva, existe una ley, hay una competencia vida / muerte (empleado / desempleado), pero esta ley, aunque cruenta, mantiene el equilibrio de la vida dentro de la selva. En las organizaciones esa ley no existe, ¿conoce usted alguna organización en la que aparezca descrito, de manera clara y objetiva, en base a qué criterios alguien será despedido o no? Si no es así, el personal razionaliza su posibilidad de supervivencia del siguiente modo: si provoco que el de al lado sea despedido, yo tendré probabilidad de permanecer. Es algo así como cuando en el ejército te dicen, el lugar más seguro en un bombardeo es colocarse donde ya ha caído una bomba, hay una probabilidad muy baja de que precisamente allí, vuelva a caer una segunda. Llevándolo a una organización, el departamento más seguro es aquél en el que ya se ha hecho “limpieza”, porque para los que nos quedamos, razionalizamos (aquí no existe estadística objetiva, es puro subjetivismo) que no caerá una seguna limpieza. Por lo tanto, me interesa promover despedidos en los que no me vea implicado, porque así podré seguir teniendo trabajo.

Ahora, y como final, sobre el comentario que me ha llevado a escribir este blog, planteo la siguiente pregunta ¿Estas causas son propias de España o se dan también en otros países que están sufriendo situaciones económicas que se consideran similares?

Anuncios